CORONA DE CASTILLA Y LEÓN

Real de Pedro I, Sevilla

Valor: Real
Ceca: Sevilla
Reinado: Pedro I
Reino de Sevilla, Corona de Castilla y León.

Año: 1350-69
Diámetro máx: 26,90 mm
Plata de Ley 930,555
Peso: 3,49 g
Método de acuñación: “a martillo”
Conservación: MBC+

Adquirido en: Pliego

 

Anverso: En el centro la inicial del rey (P) coronada, alrededor leyenda situada en dos círculos concéntricos:  +DOMINVS:MICHI:ADIVTOR:ET EGO:D/ISPICIAN:INIMICOS:MEOS.
Reverso: Castillos y leones cuartelados, debajo S, alrededor leyenda: +PETRVS:REX:CASTELLE:ET:LEGIONI.

Canto: Liso

 

Elegí esta moneda porque se acuñó en tiempos de un rey emblemático para mi ciudad, porque está acuñada precisamente en Sevilla, y porque es una moneda que estéticamente me gusta mucho, estamos ante una tipología podríamos decir universal (al menos europea), con esa doble leyenda en dos círculos concéntricos:

Moneda acuñada en tiempos de Pedro I de Castilla, perteneciente a la dinastía de Borgoña. Justiciero o Cruel, según seguidores o detractores, lo que está claro es que fue uno de los grandes reyes de Castilla y León, y lo fue desde el 1350 hasta 1369, muerte que le dio su hermano, por parte de padre, Enrique, futuro Enrique II, fundador de la nueva dinastía de los Trastámara.

El reinado de Pedro I estuvo marcado por la guerra, guerra entre los partidarios del rey, y los partidarios del mantenimiento del poder de la nobleza, encabezados por su hermano bastardo. Ésta guerra civil llegó a internacionalizarse con el apoyo de franceses y aragoneses a la causa del Conde de Trastámara y de los ingleses, El Príncipe Negro, apoyando al bando de Pedro.

(en el mapa ponemos ver cómo Aquitania, Inglaterra, Navarra, Reino de Mallorca se alían con Pedro, mientras que Enrique cuenta con mecenarios franceses y Aragón)

El resultado es bien conocido, con el asesinato de Pedro por parte de su hermano, con la ayuda de Du Guesclin, quien pronunció la famosa frase: “ni pongo ni quito rey, pero ayudo a mi señor…”

(Batalla de Nájera)

Época dura para la población castellana, que sufrió el golpe de la peste negra y las consecuencias de un conflicto fratricida.

Pedro tuvo una relación muy cercana con Sevilla, fruto de la cual podemos disfrutar los sevillanos y todos los que vienen a visitarnos, del palacio de Pedro I en el Alcázar de Sevilla.

(Reales Alcázares)

Como este reinado daría para un desarrollo muy grande, para los que queráis ampliar conocimiento sobre el mismo, os dejo esta interesante conferencia, a cargo del catedrático de Historia Medieval de mi facultad, y que fue profesor mío hace muchos años: video.

 

Y para contextualizar mejor la amonedación de esta plata medieval sevillana, un artículo de Corvera sobre estos reales de Pedro I y una entrada propia sobre la ceca de Sevilla.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now