JUANA I Y CARLOS I

Escudo de Juana y Carlos, Sevilla. 

Valor: Escudo
Ceca: Sevilla
Reinado: Juana I y Carlos I
Reino de Sevilla, Corona de Castilla y León. España

Año: 1535 al 59
Ensayadores: Estrella de 8 puntas: Julián de Carvajal.
Diámetro máx: 22,21 mm
Oro
Peso: 3,37 g
Método de acuñación: “a martillo”
Conservación: MBC+

Adquirido en: Áureo

 

Escudo de Carlos I y Juana I Sevilla

Anverso: IOANNA ET CAROLVS alrededor de escudo entre S-*.
Reverso: HISPANIARVM REGES SICILIAE alrededor de Cruz potenzada con orla de cuatro lóbulos.

Canto: Liso

Esta es una de mis monedas favoritas, pues es la última acuñada (sin contar las napolitanas) que mantiene en el escudo de armas completo las cadenas de Navarra, las mismas no las volveremos a ver en un escudo completo hasta la invasión napoleónica.

Escudo de Carlos I y Juana I Sevilla

El ensayador fue según J. Pellicer: Julián de Carvajal, marcó con la estrella de 8 puntas, anterior a Melchor Damián que marcó con la d gótica, por lo que esta moneda está acuñada en el reinado de Carlos I, ya que Melchor Damián empezó a trabajar en la ceca sevillana antes de 1559. Hay una tercera marca de ensayador en estos oros, y es de un tal Gaspar Hernández de Jerez (monograma GA), que consta como platero en Sevilla en el año 1560. 

 

De los tres ensayadores, está claro que estos dos últimos acuñaron esta moneda a nombre de Carlos I y Juana I pero durante el reinado de Felipe II, y sólo Julián de Carvajal lo hizo en vida del emperador.

Escudo de Carlos I y Juana I Sevilla
Escudo de Carlos I y Juana I Sevilla
Escudo de Carlos I y Juana I Sevilla

¿Por qué aparece en éste nuevo diseño la cruz de Jerusalén en el reverso?. Es una historia larga....

Todo empieza con las cruzadas. En 1099 Godofredo de Buillon funda el reino de Jerusalén. En el s. XIII, una de las descendientes, Yolanda, se casa con el Emperador Federico II, Rey de Sicilia. 

En 1265 el Rey de Sicilia, Conradino, se enfrentó al Papa, con lo que el pontífice entregó dicho reino a Carlos de Anjou, por lo que a partir de entonces la titularidad del reino de Jerusalén quedaría vinculada para siempre con el reino de la Sicilia Continental (Nápoles). 
 
La Sicilia insular quedaría en manos de la hija (Constanza) del hermano por parte de padre (el emperador Federico II) del padre de Conradino. 
 
Constanza contrajo matrimonio con Pedro III de Aragón. Tras las famosas Vísperas Sicilianas, los habitantes de la isla, a través de sus barones, invistieron a Pedro y Constanza como reyes de Sicilia, mientras el Papa invistió como tal a Carlos. 
 
Dicho Carlos II de Nápoles se casará con María, la hija de Esteban V de Hungría, vinculando dicho reino al de Nápoles.
 
Quedó así dividido el antiguo reino de Sicilia, en el reino continental (Nápoles, con Carlos de Anjou) y el insular (Sicilia, con Pedro III de Aragón), hasta que Fernando el Católico conquistara el reino de Nápoles en 1503, pasando ambos reinos a la herencia de su nieto Carlos I, y como el reino de Nápoles estaba vinculado con los títulos de Rey de Jesuralén, y Rey de Hungría, pues heredó también dichos títulos, que son títulos honoríficos, no de facto. (Jerusalén de hecho desapareció como reino con la toma de San Juan de Acre, a finales del s. XIII)

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now