FELIPE IV

Patagón de Felipe IV, Brujas. 1623.

Valor: Patagón
Ceca: Brujas
Reinado: Felipe IV
Condado de Flandes

Año: 1623
Diámetro máx: 43,70 mm
Plata de Ley 875
Peso: 27,91 g
Método de acuñación: “a martillo”
Conservación: MBC+

Adquirido en: Cayón

Patagón Felipe IV 1623 Brujas Flandes

Anverso: Los bastones de Borgoña o Cruz de San Andrés, sujetos en el centro por un eslabón de acero (briquet) del Toisón y del que pende el Vellocino de oro del propio Toisón de Oro, encima la corona real y a los lados la fecha 16 - 23 y todo rodeado por orla circular y leyenda: PHIL • IIII • D • G • HISP • ET • INDIAR • REX (marca ceca) .
Reverso: Escudo coronado, conteniendo las armas de Castilla, León, Aragón, Sicilia, Granada, Austria, antiguo y moderno de Borgoña, Brabante y escusones de Portugal (arriba) y Flandes - Tirol (abajo), rodeado por el collar de la Orden del Toisón y leyenda: ARCHID • AVST • DVX • BVRG • ET • CO • FL • Z(ETC)

Canto: Liso

Patagón Felipe IV 1623 Brujas Flandes
Patagón Felipe IV 1623 Brujas Flandes
Patagón Felipe IV 1623 Brujas Flandes

Si pinchais en la imagen con el listado de cecas que acuñaron patagones accedereis a un catálogo de los mismos que he elaborado para los que quieran tomar un primer contacto con estos duros del imperio de la monarquía hispánica.

Con respecto al método de acuñación de estos patagones de Felipe IV, siempre tuve dudas,
pues pensaba que eran a rodillo, pero con la moneda en mano aprendí que estaban acuñadas a martillo: los cospeles no están laminados, son irregulares, la calidad de la acuñación es deficiente, no presentan el alabeamiento típico de las a rodillo ni la típica desalineación entre anverso y reverso, muchas presentan un ligero repinte.

 

De todas las características, la alineación imperfecta es la más determinante, puesto que las monedas acuñadas a rodillo presentan una alineación tipo moneda 180º o medalla 0º, en el caso del patagón que acabo de adquirir está girado el reverso unos 110º.

Artículo de Administración Digital:

"...Desde el punto de vista numismático, los reinados de: Felipe IV, Carlos II y Felipe V hasta 1706, supusieron la continuidad en la emisión de Ducatones y Patagones de plata, con un peso unos 32 gramos y 29 gramos respectivamente.Todas estas piezas continuaron siendo acuñadas a martillo en las Cecas de Amberes (FIGURAS 136.2 y 136.5) y Bruselas (FIGURAS 136.3 y 136.4), principalmente. Tanto Alberto y Isabel como Felipe IV acuñaron también Ducatones y Patagones (solo con Alberto e Isabel) en Tournai (FIGURA 136.1), algo mas escasos que los producidos en Amberes y Bruselas. La marca de la Ceca de Amberes (la mas prolífica) es una mano extendida con los dedos hacia arriba; la marca de Bruselas, una cabeza de ángel, y la marca de Tournai, una torre fortificada. La Ceca del Bramante que acuñó monedas mas raras fue la de Bois le Duc, utilizando un árbol como marca de Ceca.  A partir de 1687 se generalizó la acuñación de Ducatones y Patagones en prensa de volantes, con el retrato de Carlos II ya maduro. Las piezas a nombre de Felipe IV, del periodo 1702-1705 son todas ellas, en mayor o menor medida, Raras, por lo que las valoramos con un precio doble del de las piezas comunes de los restantes monarcas. También son Muy Raros lo Dobles Ducatones y Patagones con un peso doble (doble espesor) y un valor de cuatro veces el de los Ducatones y Patagones simples y Rarísimos los triples Ducatones con un valor de ocho veces el de las piezas simples. Los tirajes de las piezas del Bramante son citados por HERRERA 1914 en base a los datos investigados por De Witte. Estos datos no siempre se refieren a años completos, por lo que nosotros hemos tomado para el análisis de las piezas de este tipo, las cifras indicadas en el libro referido en la entrada anterior “Las Monedas del Bramante” (1600-1790) que correlacionan notablemente con las anteriores."

 

Artículo encontrado en coinfactswiki:

"Les premières pièces de huit souverains en or (ducaton d’or, gouden dukaton) de Charles II furent frappées en 1666 à Anvers et à Bruxelles pour être offertes au roi, au gouverneur des Pays-Bas et aux principaux membres des conseils collatéraux, à l’occasion de l’inauguration du roi. En 1687, l’atelier de Bruxelles émit une pièce de 8 souverains d’or au buste cuirassé du roi, les cheveux longs, portant le collier de la Toison d’or. Cette pièce est la première monnaie d’or frappée au balancier dans les Pays-Bas espagnols (Elsen, vente 62, 1032). La frappe mécanique n’y fut introduite qu’à la fin du règne de Charles II, alors qu’elle était d’usage depuis plusieurs décennies en France et en Angleterre. Elle offrait pourtant de nombreux avantages par rapport à la frappe manuelle (uniformisation et meilleure qualité de la production, main-d’oeuvre réduite) mais c’était précisément ce dont ne voulaient pas les monnayeurs, jaloux de leurs privilèges et anxieux de voir leur nombre diminuer. Après un premier essai anecdotique en 1684, l’atelier de Bruxelles commença la frappe de patagons et de ducatons d’argent au balancier en juillet 1686 jusqu’en 1688. Suite à un rapport négatif du maître général des monnaies, appuyé par le Serment des monnayeurs tout entier, on revint à la frappe manuelle. L’atelier de Bruxelles frappa encore en 1691 un patagon de facture soignée, au type intermédiaire (553). L’usage du balancier fut ensuite définitivement imposé. L’atelier de Bruges l’adopta en 1693 et l’utilisa pour l’émission de ducatons d’or en 1694 et de demi-ducatons d’or en 1696 (Elsen, vente 104, 577). Il n’y a aucune mention dans les comptes de la Monnaie d’Anvers ni dans ceux de la Recette générale des Finances du ducaton en or qu’Anvers fit frapper en 1698. La frappe fut extrêmement réduite et on n’en connaît que trois exemplaires (collection Veldeman = Elsen, vente 62, 1033)."

 

Según Corvera

 

"Uno de los especialistas en la moneda de los Paises Bajos Españoles, Alphonse de Witte, escribe en la página 193 de su libroHistoria monetaria de los duques de Brabante: "L'introduction de la presse à balancier dans les divers ateliers monétaires des Pays-Bas espagnols, vèrs la fin du règne de Charles II, vint complètement modifier la fabrication des monnaies. Cette transformation fut d'autant plus profonde que, jusqu'alors, la frappe du numéraire n'avait guère subi de perfectionnement bien sensible. Elle se faisait toujours à la main, à l'aide de coins mobiles et d'un lourd marteau, de sorte que son plus ou moins de réussite dépendait uniquement de l'habileté et de l'attention de l'ouvrier monnayeur..."
 

Es decir, según De Witte, se pasó del martillo a la prensa de balancín.
 

Marcel Hoc, especialista en la moneda de Flandes, nos dice que las piezas acuñadas según las cuentas del maestro de moneda de Brujas Olivier van Steelant, del 12 septiembre de 1622 al 9 agosto de 1624, son 131.716 patagons.
 

 

 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now